Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de enero, 2013

¿Quién mató al capitalismo?

Mientras unos debaten el Socialismo del Siglo XXI y otros reclaman un mundo alternativo alejado de los dos extremos ideológicos tradicionales, nadie encuentra respuesta a otra gran pregunta de nuestra era: ¿Quién ha acabado con el capitalismo? Y es que el modelo capitalista que mantuvo a la economía funcionando desde la revolución industrial se ha derrumbado y ha sido sustituido por otro modelo que algunos definen como la economía de Internet, aunque tecnología tiene mucho y economía, salvo en el sentido del ‘ahorro’, tiene más bien poco.
A ver si me explico: Todo esto empezó en algún momento a mediados de los años ’90 cuando el uso de Internet empezó a generalizarse en los países avanzados y algunos empresarios –principalmente de los medios de comunicación, aunque luego se extendería a otros sectores- tuvieron la genial idea de compartir el conocimiento de todos de forma ‘pro bono’, es decir sin cobrar un duro. Hasta aquel momento, una parte importante de la población –entre la que me…

Una imagen para comentar; una imagen para informar

Leo el periódico y observo que la mayoría de las fotos que publican hoy en día son meras ilustraciones y en nada son informativas. No aportan pruebas de ningún tipo, no añaden a la noticia en sí. Eso sí, comentan la noticia, transmiten con fuerza una idea, una interpretación de la realidad. Tratan a las audiencias no como personas que hay que informar sino como objetos sobre los que hay que influir, en cuyas cabezas han de imprimir una idea, una opinión.

Hoy, día de elecciones en Israel, veo en la portada de un medio online de referencia una foto de Benjamín Netanyahu rezando en el Muro de las Lamentaciones. Según señala el subtítulo, la foto se ha sacado hoy mismo. Se ha hecho a posta, es decir, en este caso la iniciativa no viene del medio sino del equipo de campaña del más que probable vencedor de esta contienda electoral. El medio se limita a difundirla, por poco que tenga valor informativo. Eso sí, nos intenta transmitir los nervios del candidato en las últimas horas de unas elecc…

Compañeros, reivindiquemos la utilización del “usted”

En España hablamos cada vez menos de usted y creemos que esto se trata de evidencia del progreso social, de la abolición de las jerarquías y, en definitiva, la constatación de la igualdad. Hecho curioso, a la vista de que en Francia, patria par excellence de la egalité, solidarité et fraternité, es bastante más común comunicarse con el formal, ‘vous’. También nos sorprende la formalidad de nuestros hermanos latinoamericanos, que se saludan a menudo con un, “buenos días, señor”, por mucho que la conversación sea entre conocidos de por vida. Y eso sin mencionar a los británicos. En mi tierra, hasta el peluquero saluda con un “Good morning, Mr Smith”, en cambio, en España las operadoras telefónicas más modernas alardean de iniciar sus comunicados con un “Hola Pepe”, y de tutearnos cuando llamamos, cabreados, a su servicio de Atención al Cliente.
Curiosamente, en el mundo anglosajón, al margen de la aparente formalidad, no existe distinción entre lo formal y lo informal cuando usamos la se…

La ideología neoliberal vs. los golpes de martillo

El debate político en España está encallado. El Gobierno prosigue su programa -no el programa con el cual fue elegido sino el que acordó previamente y en secreto con la Troika-, con torpeza e improvisación pero con una línea ideológica clara. Aunque el modelo económico defendido por Thatcher y Reagan ha sido una de las principales causas de la crisis económica actual, el PP cree que ahora hay que aplicar las mismas recetas en España. Para Rajoy, y en mayor medida para el PP madrileño, la única solución es la privatización, y que siempre que sea posible hay que comprar acciones en las empresas que serán beneficiarias de las licitaciones para poder así ganar dinero mientras destruyan unos servicios que son la única garantía de supervivencia de las clases medias y bajas. Sin embargo, acierta en una cosa, y es que el modelo de la sociedad y la economía española no puede seguir como está. Y la oposición sigue sin asumir esta realidad, por tanto, en vez de proponer alternativas, corre el ri…