Ir al contenido principal

#saveTheHobbit



Mi entrada de hoy toca un tema distinto a lo habitual, aunque también relacionado. Se puede definir como un caso práctico que demuestra el poder de las redes sociales pero escribo que es ‘distinto’ por su vínculo con mi propia sensación de nostalgia por tiempos pasados y con mi deseo de que en un mundo en constante cambio, se respeten por lo menos algunos espacios que nos permiten recordar quiénes somos y cómo nos desarrollamos como personas.

Resulta que hoy he descubierto al acceder a la página web del periódico, The Guardian, que el actor y pilar del establishment cultural británico, Stephen Fry, ha defendido a través de su cuenta de Twitter –que por cierto es el que más seguidores tiene del Reino Unido- que un pub de la ciudad británica de Southampton tenga derecho a mantener el mismo nombre que ha utilizado de forma ininterrumpida durante los últimos 20 años. ¿El motivo? Una empresa que representa a la productora de una película de próximo estreno ha decidido que infringe sus derechos de autor. El pub se llama The Hobbit, nombre tomado, por supuesto, del mítico libro de JRR Tolkien, sin embargo, el responsable de la venta mundial de los derechos de autor, no del autor fallecido en 1973 sino de la película que se estrenará en el Reino Unido a finales del año, ha amenazado al pub de que si no cambia su nombre antes de finales de mayo, presentará una querella.

The Hobbit se encuentra en en un barrio próximo al campus de la Universidad de Southampton, el lugar donde el autor de esta entrada cursó su licenciatura. En el último año de mi carrera vivía a tiro de piedra del pub, sin embargo, también era el antro más frecuentado por los estudiantes de toda la universidad gracias a su música en vivo, sus cervezas y cócteles con nombres de personajes de la novela de Tolkien y su localización estratégica a medio camino entre el centro de la ciudad y la sede universitaria. Aunque el local es de lo más humilde, para la población estudiantil es todo un mito y con sólo leer el nombre me trae un montón de recuerdos de mis tiempos estudiantiles.

Pues, resulta que como consecuencia de la demanda insensata del Saul Zaentz Company de Los Angeles, los propietarios particulares del pub han tenido que recurrir a las redes sociales para hacerse eco de su campaña para defender su derecho a seguir utilizando el mismo nombre que ya utilizaban mucho antes de que pasara por la cabeza de los multimillonarios de Beverly Hills trasladar la obra de Tolkien a las pantallas de cine. En pocos días, han logrado alcanzar la cifra de 30.000 seguidores en su perfil de Facebook, y aparte de Fry, el diputado laborista y alumnus de la Universidad de Southampton, John Denham, y el mismísimo Anonymous, han conseguido apoyos en Twitter desde España hasta Nueva Zelanda.

Ahora bien, puede que todo el follón que se ha montado no sea más que una estrategia de marketing de guerrilla por parte de los promotores de la película, sin embargo, si es así, amenazar de esta forma a una pequeña empresa en tiempos de crisis global demuestra un nivel de avaricia por parte de una empresa que no pierde nada con la publicidad gratuita que les ofrece no sólo The Hobbit de Southampton, sino los numerosos locales de hostelería que llevan este nombre en todo el mundo.

La empresa norteamericana también ha perseguido en los últimos meses a una sandwichería de Birmingham que lleva el nombre, The Hungry Hobbit. Parece que, en efecto, los bárbaros de Hollywood quieren que todos los demás pasemos hambre mientras ellos se forren con sus pleitos contra sus propios consumidores.

En este mundo hecho a medida de Estados Unidos, no hay derechos sin dinero y pocos pueden hacerse frente al poderío de la industria cinematográfica norteamericana. Sin embargo, en un caso como este es bastante obvio que los creadores de la película no tienen derecho a usurpar el nombre, The Hobbit, a todas las otras empresas que hayan tenido la ocurrencia de utilizarlo antes que ellos. Pues si quieren utilizar este nombre tan popular en la cultura británica para ganar dinero con su película, que lo compartan como hasta ahora lo han hecho todos los demás. ¿O quieren que los dueños del pub de Southampton presenten una demanda contra ellos por falta de originalidad?

Invito a mis lectores a hacerse seguidores de la página de Facebook de The Hobbit, Southampton, a firmar la petición para que puedan mantener su nombre, a seguir su perfil de Twitter, @savethehobbit y a utilizar el hashtag #saveTheHobbit para ayudar que se convierta en un trending topic mundial. Las redes sociales sirven para hacer fuerza para las personas pequeñas para que los poderosos dejen de burlarse de la gente humilde, y esta causa me parece de lo más justa, además de cercana.  Y si no prospera, siempre nos quedará boicotear la película. Os mantendré informados.

Entradas populares de este blog

PR in times of cholera

How do PR professionals, companies, organisations or plain individuals cut through the noise in the era of social media? This will be one of the key questions in 2018, and even more so at a time when ideas and opinions are so easily misconstrued and a simple misthought phrase can lead to Trumpian noise and fury on Twitter or, indeed, elsewhere.

It would seem that this is not a time for pushing boundaries. A simple mis-step and you have a full blown global brand identity crisis. Yet somehow brands need to differentiate themselves and make themselves stand up above mediocrity and reflect something their audiences want to hear.

Step into the fray Virgin Trains, which this week performed some marvellous 'virtue signalling' by banning free copies of the Daily Mail for its First Class Passengers. This led to some to notice the irony of this occuring just at a time when this publication had been criticising the poor service quality of the British privatised rail service. In any event…

El fallo del juez de Schleswig-Holstein denota el fracaso de Rajoy, no el de la Unión Europea

Hoy desayuno con los editoriales de los principales medios españoles, y casi me atraganto al observar que tras el fallo de ayer de un tribunal alemán sobre la extradición de Puigdemont, el país se ha vuelto euroescéptico de la noche a la mañana.

Desde luego, la decisión del juez no es agradable para los que defendemos el mantenimiento del orden constitucional en España, sin embargo, no hay que otorgar al fallo un significado que no tiene. Y más aún si se tiene en cuenta la sensibilidad de estos temas para una opinión pública, que leyendo  la prensa nacional fácilmente podría llegar a la conclusión de que lo que ha pasado ayer es culpa de las instituciones comunitarias.

Nada más lejos de la realidad. El tema de si o no hubo violencia en el Procés es cuestionable y cuestionado . Y más discutible aún el de si se puede culpar al ex presidente de la Generalitat por dicha violencia. Parece que el tribunal regional alemán competente en este caso ha llegado a la conclusión de que no. Y es pe…

A saber

Existe una izquierda que se opone a los fallos judiciales en su país cuando no coinciden con su ideología, y al mismo tiempo se enfada cuando Israel gana Eurovisión con una canción que refleja sus postulados.La misma izquierda detesta el único estado democrático de Oriente Medio por los excesos militares de sus líderes, pero se calla cuando su propio gobierno vende armas a Arabia Saudí o avala bombardeos en Siria.Se trata de una izquierda compuesta por personas que no saben reflexionar o analizar la realidad de una manera objetiva, sino que se pliega ante la dictadura de la 'opinión pública' y lo políticamente correcto.Una izquierda que prefiere opinar antes de aprender, porque este requiere esfuerzo y es mucho más fácil sumarse a la lógica de las masas.También existe una derecha que cree saber la verdad, que cuando gobierna impone su punto de vista en la sociedad e intenta eliminar cualquier atisbo de discrepancia en pro del pensamiento único, en línea con su dogma universal,…