Ir al contenido principal

Intrusismo en el aula


La Presidenta de la Comunidad de Madrid, según leo en Público, ahora acusa a los profesores de frenar el bilingüismo porque algunos “no saben inglés y no quieren aprenderlo”.

Me parece loable el esfuerzo por mejorar la enseñanza del inglés, pero ¿no es exagerado esperar que cualquier profesor, sea de historia, de matemáticas o de geografía, también sea experto en lengua inglesa? ¿Y realmente fomenta los conocimientos de un idioma que las asignaturas más importantes sean impartidas por unos profesores que no son nativos en la lengua de enseñanza?

Cuando iba al colegio y el instituto, tenía la suerte de contar con unos profesores que eran cada uno de los mejores en sus respectivas materias. Sin embargo, nunca iba a esperar que el profesor de filología inglesa me diera las clases de francés. De hecho, recuerdo un día en el que un profesor mío, un filólogo excelente, tuvo que sustituir precisamente a mi profesora de francés. Se sentó delante de la clase y se puso a leer el Daily Telegraph mientras hacíamos con diligencia los deberes que la profesora ausente nos había asignado. Pasaron cinco minutos y el docente, ya aburrido, cerró el periódico y dijo, “Mirad, dejad de perder el tiempo con esa lengua tan absurda, hablemos de política”. Y así siguió la clase.

Con tanta obsesión por mejorar los conocimientos de la lengua de Shakespeare entre el cuerpo docente, la Comunidad de Madrid corre el riesgo de perder de vista los pésimos resultados de los alumnos españoles en asignaturas tan importantes como la ciencia o las matemáticas. Si quieren mejorar el nivel de inglés de los jóvenes, tienen diversas formas de hacerlo. Podrían, por ejemplo, promover la difusión del cine en versión original, algo que empezaron a hacer con la llegada de la TDT a través de su canal oficial, pero que después de la publicidad inicial han abandonado. O podrían cambiar la manera de enseñar inglés desde los primeros años del colegio mediante la adopción de una metodología con contenidos más prácticos e interactivos. ¿No sería más llamativo, por ejemplo, que la Comunidad de Madrid contratase a una personalidad de la talla de Richard Vaughan como gurú encargado de analizar cómo mejorar la formación del inglés en los centros educativos de la región? Sin duda, saciaría su apetito por titulares y quizás a este se le ocurran mejores ideas que los palos de ciego de los consejeros madrileños.

Hay mil maneras de mejorar la enseñanza de inglés, sin embargo, el modelo de bilingüismo que ha elegido la Presidenta de nuestra región no me convence, por lo menos mientras sea necesario obligar a unos profesores que llevan años perfeccionándose en otras asignaturas a enseñar su materia en una lengua en la que no se sienten cómodos y con la que pierden su capacidad didáctica. Aparte, es una ofensa a los que llevan 10 o 20 años perfeccionando una segunda lengua sugerir ahora que cualquier persona puede dominar el inglés en 3 meses con la ayuda de un curso intensivo, y con un nivel suficiente para poderlo impartir en un instituto. Es la peor forma de intrusismo profesional que hay y sólo conducirá a la mediocridad y la pérdida de prestigio de la asignatura que se quiere impulsar.

Entradas populares de este blog

PR in times of cholera

How do PR professionals, companies, organisations or plain individuals cut through the noise in the era of social media? This will be one of the key questions in 2018, and even more so at a time when ideas and opinions are so easily misconstrued and a simple misthought phrase can lead to Trumpian noise and fury on Twitter or, indeed, elsewhere.

It would seem that this is not a time for pushing boundaries. A simple mis-step and you have a full blown global brand identity crisis. Yet somehow brands need to differentiate themselves and make themselves stand up above mediocrity and reflect something their audiences want to hear.

Step into the fray Virgin Trains, which this week performed some marvellous 'virtue signalling' by banning free copies of the Daily Mail for its First Class Passengers. This led to some to notice the irony of this occuring just at a time when this publication had been criticising the poor service quality of the British privatised rail service. In any event…

El fallo del juez de Schleswig-Holstein denota el fracaso de Rajoy, no el de la Unión Europea

Hoy desayuno con los editoriales de los principales medios españoles, y casi me atraganto al observar que tras el fallo de ayer de un tribunal alemán sobre la extradición de Puigdemont, el país se ha vuelto euroescéptico de la noche a la mañana.

Desde luego, la decisión del juez no es agradable para los que defendemos el mantenimiento del orden constitucional en España, sin embargo, no hay que otorgar al fallo un significado que no tiene. Y más aún si se tiene en cuenta la sensibilidad de estos temas para una opinión pública, que leyendo  la prensa nacional fácilmente podría llegar a la conclusión de que lo que ha pasado ayer es culpa de las instituciones comunitarias.

Nada más lejos de la realidad. El tema de si o no hubo violencia en el Procés es cuestionable y cuestionado . Y más discutible aún el de si se puede culpar al ex presidente de la Generalitat por dicha violencia. Parece que el tribunal regional alemán competente en este caso ha llegado a la conclusión de que no. Y es pe…

A saber

Existe una izquierda que se opone a los fallos judiciales en su país cuando no coinciden con su ideología, y al mismo tiempo se enfada cuando Israel gana Eurovisión con una canción que refleja sus postulados.La misma izquierda detesta el único estado democrático de Oriente Medio por los excesos militares de sus líderes, pero se calla cuando su propio gobierno vende armas a Arabia Saudí o avala bombardeos en Siria.Se trata de una izquierda compuesta por personas que no saben reflexionar o analizar la realidad de una manera objetiva, sino que se pliega ante la dictadura de la 'opinión pública' y lo políticamente correcto.Una izquierda que prefiere opinar antes de aprender, porque este requiere esfuerzo y es mucho más fácil sumarse a la lógica de las masas.También existe una derecha que cree saber la verdad, que cuando gobierna impone su punto de vista en la sociedad e intenta eliminar cualquier atisbo de discrepancia en pro del pensamiento único, en línea con su dogma universal,…