Ir al contenido principal

¿Redes abiertas o guerra de trincheras?


El mundo de las redes sociales es un mundo de consignas. Unos pocos usuarios generan contenidos y los otros les siguen. Incluso entre los que los generan, hay un gran número que se limitan a hacerse eco de cosas que han leído o escuchado en otros idiomas, sin ningún tipo de investigación o análisis propio.

Es un mundo en el que construyes tu identidad en función de los ‘amigos’ que sigues y las cosas que ‘crees’. Decides con qué cosas estás a favor y qué cosas desprecias. Es un mundo en el que es fácil halagar o deslegitimar sin argumentar, sin debatir, simplemente mediante una comparación entre fuerzas. “Yo tengo n amigos a los que les ‘gustan’ mis comentarios”. Es lo único que importa.

Entrar a discutir algo que un 'amigo' haya colgado en su muro parece, a veces, una acción violenta. Tras un duro intercambio, te puedes sentir hasta histérico. Inseguro de que los demás ‘amigos’ silenciosos habrán leído tu desahogo y pensarán que eres un exagerado o que sólo buscas la atención de los demás. Para muchos, es precisamente lo que persiguen: Atención, sentirse leídos y escuchados.

Participar en las redes sociales es construir imagen. Y para ello, no conviene tener muchos contactos que disientan contigo. Es un mundo en el que se juntan las masas para definir quienes son los buenos y los malos, para buscar chivos expiatorios – que si los banqueros, que si los políticos, que si los gobiernos extranjeros. Es mucho más fácil llegar a un juicio de valor que en una sala llena de gente o una tertulia a la vieja usanza porque los que no estén de acuerdo a menudo se callarán, y si alguien tiene demasiada mala baba, es facilísimo excluirle de tus círculos.

Es un mundo abierto que parece favorecer el intercambio de ideas pero, a la vez, es un mundo cerrado en el que tú eliges con quien compartes tus opiniones y defines estrategias para hacer ruido sobre temas polémicos sin que otros te saquen los colores.

Los graves problemas a los que nos enfrentamos hoy en día sólo se podrán solucionar si volvemos a aprender a razonar, a discutir, a pelear. Pero hay que hacerlo con argumentos, con convicción. Si no, lo único que conseguiremos será inflar el ego de diferentes grupos contrapuestos, tan seguros de sus ideas como del número de seguidores que tienen y sólo capaces de imponer su voluntad mediante la fuerza y no por medio del intercambio dialéctico. Tendremos un mundo –de hecho, ya lo tenemos– en  el que los políticos debaten en los parlamentos no para convencer al que tienen en frente, sino de cara a la galería, con demagogia, para generar ruido y para oponerse a la razón.

Las redes sociales nos abren muchas oportunidades pero también comportan riesgos. No sólo hay que hablar. Hay que reflexionar, cuestionarse continuamente, dudar. En este sentido, los blogs son la cara buena del Internet social. A diferencia de los microblogs como Twitter permiten entrar al fondo de la cuestión y sobre todo invitan a los lectores a responder, contrastar y rectificar. Sin embargo, están muriendo de su propio éxito. Hay tanta saturación de información que no hay tiempo para analizarla, sólo leer y reenviar. Compartir, sin pensar. La información entra por la oreja y sale por la boca sin ser procesada por el cerebro. Los argumentos se vuelven cíclicos. Parece un mundo lleno de creatividad, pero en realidad los creadores son los menos.

Para muchos las redes sociales son la panacea pero yo creo que tienden a aislar y a limitar. Meten a cada uno en su trinchera. No tiene que ser así. Sólo nos falta aprender cómo hacer buen uso de ellas, no para agrandar sino para empequeñecer nuestros egos y para ayudarnos a entender que todas las ‘verdades’ son cuestionables. Todo lo que sea aprender tiene que ser bueno. Pero aprender requiere método y lo estamos perdiendo.

Entradas populares de este blog

PR in times of cholera

How do PR professionals, companies, organisations or plain individuals cut through the noise in the era of social media? This will be one of the key questions in 2018, and even more so at a time when ideas and opinions are so easily misconstrued and a simple misthought phrase can lead to Trumpian noise and fury on Twitter or, indeed, elsewhere.

It would seem that this is not a time for pushing boundaries. A simple mis-step and you have a full blown global brand identity crisis. Yet somehow brands need to differentiate themselves and make themselves stand up above mediocrity and reflect something their audiences want to hear.

Step into the fray Virgin Trains, which this week performed some marvellous 'virtue signalling' by banning free copies of the Daily Mail for its First Class Passengers. This led to some to notice the irony of this occuring just at a time when this publication had been criticising the poor service quality of the British privatised rail service. In any event…

El fallo del juez de Schleswig-Holstein denota el fracaso de Rajoy, no el de la Unión Europea

Hoy desayuno con los editoriales de los principales medios españoles, y casi me atraganto al observar que tras el fallo de ayer de un tribunal alemán sobre la extradición de Puigdemont, el país se ha vuelto euroescéptico de la noche a la mañana.

Desde luego, la decisión del juez no es agradable para los que defendemos el mantenimiento del orden constitucional en España, sin embargo, no hay que otorgar al fallo un significado que no tiene. Y más aún si se tiene en cuenta la sensibilidad de estos temas para una opinión pública, que leyendo  la prensa nacional fácilmente podría llegar a la conclusión de que lo que ha pasado ayer es culpa de las instituciones comunitarias.

Nada más lejos de la realidad. El tema de si o no hubo violencia en el Procés es cuestionable y cuestionado . Y más discutible aún el de si se puede culpar al ex presidente de la Generalitat por dicha violencia. Parece que el tribunal regional alemán competente en este caso ha llegado a la conclusión de que no. Y es pe…

A saber

Existe una izquierda que se opone a los fallos judiciales en su país cuando no coinciden con su ideología, y al mismo tiempo se enfada cuando Israel gana Eurovisión con una canción que refleja sus postulados.La misma izquierda detesta el único estado democrático de Oriente Medio por los excesos militares de sus líderes, pero se calla cuando su propio gobierno vende armas a Arabia Saudí o avala bombardeos en Siria.Se trata de una izquierda compuesta por personas que no saben reflexionar o analizar la realidad de una manera objetiva, sino que se pliega ante la dictadura de la 'opinión pública' y lo políticamente correcto.Una izquierda que prefiere opinar antes de aprender, porque este requiere esfuerzo y es mucho más fácil sumarse a la lógica de las masas.También existe una derecha que cree saber la verdad, que cuando gobierna impone su punto de vista en la sociedad e intenta eliminar cualquier atisbo de discrepancia en pro del pensamiento único, en línea con su dogma universal,…