Ir al contenido principal

‘La incondicionalidad se ha convertido en dogma’


Lo afirma hoy un artículo de opinión del diario argentino, La Nación, en relación a la supuesta ausencia de sentido de autocrítica dentro del kirchnerismo, sin embargo, es en absoluto un fenómeno exclusivo. Desde que el ex presidente de Estados Unidos, George W. Bush, pronunciara esa temible frase, ‘o estás con nosotros o contra nosotros’, y el español, José María Aznar, la repitiera hasta la saciedad para defender su apoyo sin fisuras a la hegemonía norteamericana, no se admiten medias tintas en el discurso político.

El sistema electoral español, que se basa en listas cerradas y con el que los diputados son meros votantes pasivos a disposición de los respectivos líderes de partido, no admite ni un atisbo de debate una vez que los ciudadanos han emitido su veredicto en las urnas. En el Reino Unido, el liberal demócrata, Nick Clegg, creía que para formar parte de un gobierno de coalición con los conservadores su apoyo también tenía que ser incondicional, incluso cuando las decisiones contradijeran claramente su propio programa electoral. Sólo ahora empieza a dudar de si de verdad se trata de la mejor política ahora que se evapora el apoyo a un partido que nadie sabe qué valores representa.

La autocrítica es una estrategia arriesgada a corto plazo. Los partidos políticos funcionan como empresas. Tienen sus propias políticas de comunicación y sólo pueden hablar a los medios los portavoces designados para opinar sobre cada tema. El que emita una nota discorde pronto será clasificado como ‘rebelde’, ‘disidente’, o en el mejor de los casos un ‘verso suelto’. Lo mejor es no hacer mucho ruido y esperar que el líder le premie con una promoción.

Una de las ventajas de estudiar la actualidad política en sociedades ajenas es la mayor capacidad de observarla de manera objetiva. No hay que vivir la realidad en primera persona. Uno puede sentir un gran interés o preocupación, pero no con la misma pasión del que habita allí y, desde luego, sin los prejuicios que uno va creando a medida que va estableciendo una conexión más fuerte con el país. En cambio, cuando pasas un tiempo extendido en el extranjero es casi inevitable que con el tiempo te irás poniendo etiquetas, te identificarás cada vez más con una u otra banda, empezarás a leer con mayor asiduidad determinados periódicos porque crees que coinciden más con tu forma de pensar. Poco a poco, se te nublará la vista y en los tiempos que corren lo más probable es que también te vuelvas incondicional.

Sin embargo, el riesgo de la incondicionalidad es que más pronto que tarde aparecen grietas en el discurso del dirigente que tanto has apoyado y llega el momento de explicar por qué antes estabas de acuerdo y ahora no. En definitiva, vas perdiendo credibilidad. Te conviertes en ‘oportunista’, en ‘chaquetero’.

Forma parte de la naturaleza humana. Ese instinto tribal que nos conduce a establecer vínculos con un grupo que nos protege contra un enemigo imaginado. Pero los enemigos imaginarios acaban transformándose en enemigos reales y la protección de un líder tribal que sólo conoce la adulación ofrece una falsa seguridad. Su incapacidad de escuchar las críticas terminará por conducir a todo el grupo hasta el precipicio.

Hoy por hoy la crítica requiere gran valor, sin embargo, es cada vez más necesario para alejarnos del precipicio que está cada vez más cerca. Hace falta que los seres pensantes recuperen su autonomía y su coherencia intelectual. Con este fin debemos huir de los movimientos políticos cuasi religiosos e intentar que los dirigentes nos vuelvan a escuchar en vez de sólo imponer. Todos los políticos cometen errores. Los mejores son los que aciertan en las cosas más importantes y la crítica constructiva seguramente les ayudará a conseguirlo.

Entradas populares de este blog

PR in times of cholera

How do PR professionals, companies, organisations or plain individuals cut through the noise in the era of social media? This will be one of the key questions in 2018, and even more so at a time when ideas and opinions are so easily misconstrued and a simple misthought phrase can lead to Trumpian noise and fury on Twitter or, indeed, elsewhere.

It would seem that this is not a time for pushing boundaries. A simple mis-step and you have a full blown global brand identity crisis. Yet somehow brands need to differentiate themselves and make themselves stand up above mediocrity and reflect something their audiences want to hear.

Step into the fray Virgin Trains, which this week performed some marvellous 'virtue signalling' by banning free copies of the Daily Mail for its First Class Passengers. This led to some to notice the irony of this occuring just at a time when this publication had been criticising the poor service quality of the British privatised rail service. In any event…

El fallo del juez de Schleswig-Holstein denota el fracaso de Rajoy, no el de la Unión Europea

Hoy desayuno con los editoriales de los principales medios españoles, y casi me atraganto al observar que tras el fallo de ayer de un tribunal alemán sobre la extradición de Puigdemont, el país se ha vuelto euroescéptico de la noche a la mañana.

Desde luego, la decisión del juez no es agradable para los que defendemos el mantenimiento del orden constitucional en España, sin embargo, no hay que otorgar al fallo un significado que no tiene. Y más aún si se tiene en cuenta la sensibilidad de estos temas para una opinión pública, que leyendo  la prensa nacional fácilmente podría llegar a la conclusión de que lo que ha pasado ayer es culpa de las instituciones comunitarias.

Nada más lejos de la realidad. El tema de si o no hubo violencia en el Procés es cuestionable y cuestionado . Y más discutible aún el de si se puede culpar al ex presidente de la Generalitat por dicha violencia. Parece que el tribunal regional alemán competente en este caso ha llegado a la conclusión de que no. Y es pe…

A saber

Existe una izquierda que se opone a los fallos judiciales en su país cuando no coinciden con su ideología, y al mismo tiempo se enfada cuando Israel gana Eurovisión con una canción que refleja sus postulados.La misma izquierda detesta el único estado democrático de Oriente Medio por los excesos militares de sus líderes, pero se calla cuando su propio gobierno vende armas a Arabia Saudí o avala bombardeos en Siria.Se trata de una izquierda compuesta por personas que no saben reflexionar o analizar la realidad de una manera objetiva, sino que se pliega ante la dictadura de la 'opinión pública' y lo políticamente correcto.Una izquierda que prefiere opinar antes de aprender, porque este requiere esfuerzo y es mucho más fácil sumarse a la lógica de las masas.También existe una derecha que cree saber la verdad, que cuando gobierna impone su punto de vista en la sociedad e intenta eliminar cualquier atisbo de discrepancia en pro del pensamiento único, en línea con su dogma universal,…