viernes, abril 25, 2008

Contra la injerencia religiosa en la sanidad pública madrileña




Lanzamos una campaña para llenar el correo de los responsables de la sanidad madrileña de mensajes en contra de la introducción de sacerdotes y personal religioso en los comités de ética de los hospitales públicos de Madrid. Para participar puedes hacerlo de dos maneras…

- Rellenando el formulario en cualquiera de los blogs de la campaña introduciendo tu mail y el mail de un amigo (para ayudar a dar difusión a la campaña). Con ello se enviará un mail a los responsables de la sanidad madrileña que en tu nombre (bueno en nombre de tu mail) protestará en contra de la injerencia religiosa en las decisiones médicas, además de informar de la campaña a un amigo (que también podría firmarla).

- Poniendo la campaña en tu blog, en la barra derecha que incluirá el formulario de envío, la imagen y que permitirá que tus lectores puedan participar de la campaña. Os proporcionamos código adecuado a diversas anchuras para que se pueda adaptar de forma correcta a tu blog.

jueves, abril 24, 2008

PR 2.0: "¿Asesoro a Laura?"

Ya está bien. Sé que alguien estará diciendo, "j*d*r, otra vez hablando de algo 2.0." De la misma forma que cualquier escándalo se asocia a Watergate: sexgate, armsgate, iraqgate, esperanzagate, el término 2.0 se sobreutiliza para referirse a cualquier tema relacionado con los blogs y los medios sociales.

Pues, me defiendo. Las agencias de PR están en un cruce, y tienen que saber adaptarse a un nuevo entorno en el que la comunicación se realiza por medio de una conversación. Ya no podemos controlar los medios como antes, no se trata exclusivamente de fomentar relaciones con unos pocos periodistas para crear una relación de dependencia según la cual los medios necesiten a las agencias para poder disponer de información para publicar sus historias, y las agencias a los periodistas, para poder justificar los fees que pagan los clientes.

Los participantes son tantos, la cosa está tan fragmentada con decenas de miles de blogs que versan sobre tantos temas, que en su conjunto, de manera incontrolada, y sin que haya una estrategia o conspiración previa, pueden de un momento para otro crear o destruir la reputación de una empresa o la imagen de un producto. Hasta los medios tradicionales, en sus versiones online, han visto que su única manera de sobrevivir dentro de este panorama es mediante la creación de comunidades con miles de blogs, con una libertad de expresión que los grandes grupos de medios nunca antes imaginaban, ¡y hasta temían!

Entonces, con el patio así, ¿qué pintamos las agencias de PR? ¿Tenemos que aprender a crear aplicaciones de Facebook, o vídeos al estilo del 'Amo a Laura' para generar un efecto viral que mejore el conocimiento de las marcas de nuestros clientes? ¿Es de verdad esa la labor de los que hasta ahora nos dedicábamos a las relaciones con medios?

Hace unos días, hablando con un cliente del sector de la publicidad, le comenté algunas de las nuevas tendencias online. "Pues, nosotros tenemos una división que se dedica justo a eso", me respondió. Y es que las agencias creativas, con presupuestos millonarios tienen años de experiencia en llevar los mensajes de sus clientes al gran público mediante acciones de marketing. Si intentamos pisar su terreno, ¿no nos comerán el negocio en un santiamén los profesionales más preparados para este tipo de tareas? ¿Terminará fusionando la publicidad con el PR de manera que sea imposible distinguir uno del otro?

Como profesionales de PR, no nos dedicamos a hacer vídeos en YouTube. Para casos puntuales, ese tipo de acciones las podemos externalizar, y en las multinacionales, siempre dispondremos de los recursos necesarios para los clientes que lo requieran. De hecho, (disculpándome por el autobombo que no es habitual en este blog), Weber Shandwick también cuenta con una división con amplia experiencia en comunicación online, tenemos que poder responder a nuestros clientes, y cuando hace falta, también ejecutar. Pero nuestro negocio central sigue siendo asesorar a nuestros clientes sobre sus estrategias de comunicación, sobre los mensajes que quieran dar a sus diferentes públicos, y sobre cómo y de qué forma debemos transmitir cada mensaje.

En un entorno Web 2.0 - ¡Ya lo he dicho! - no vamos a bombardear a los bloggers con notas de prensa y convocatorias. Bueno, algunos lo harán, y les puede hasta perjudicar - creo que todos podemos contar alguna anécdota. Pero nuestra experiencia y el conocimiento adquirido tras nuestros éxitos y nuestros errores es nuestro fuerte. Conocemos el entorno, las personas que influyen más y quienes menos, cómo responder a una crisis en la blogosfera, de los mecanismos que permiten a los mensajes viajar de un soplo alrededor del mundo. Y con ese conocimiento, podemos y debemos diseñar estrategias para que nuestros clientes estén preparados para reaccionar ante cualquier eventualidad. Dejemos de hablar de notas de prensa, somos ante todo consultores de la comunicación.

El pasar tantas horas al día en este ¿submundo? online nos hace dar por sentadas tantas cosas sobre las nuevas formas de comunicar, que es fácil olvidarnos de que el típico comercial llegado a Director General de una empresa española - o de la mayoría de los países - tiene poco o ningún conocimiento del entorno online. A muchos - ¡y lo sé de primera mano! les suena a chino. Necesitan asesoramiento externo sobre cómo mover sus mensajes en Internet, y aún más viendo la rapidez con la que se mueve este mundo, dicho con perdón, 2.0. (Continuará...)

domingo, abril 20, 2008

¿Qué pasa con la comida inglesa?

Es un clásico de la comedia inglesa: Fawlty Towers, la serie de la BBC en la que John Cleese hace el papel de Basil Fawlty, el director excéntrico de un hotel en el suroeste de Inglaterra. En uno de los episodios más memorables, llega un cliente californiano y cumpliendo el habitual estereotipo de los americanos, no tarda en quejarse por todo: el estado de las carreteras, la lluvia, los coches... Basil, visiblemente ofendido, responde con cara de sorprendido, "¿No le gusta el tiempo aquí? Pues, hoy no es nada típico. Normalmente el sol abrasa. ¿Sabes que tenemos palmeras? ¿Tenéis palmeras en California?" Entonces entra en escena la mujer de Basil y afirma, "Mi marido es como el tiempo. Ayer pasó todo el día quejándose por el frío."

Pues, a los británicos nos pasa lo mismo con la comida. Es difícil encontrar un inglés que hable bien de su comida, por lo menos en compañía de otros ingleses. Pero cuando la critica alguien de otro país, el inglés pone cara de embajador, y la defiende a capa de espada.

¿Pero de verdad es tan mala la comida británica? ¿Porqué se le critica tanto desde España?

Está claro que hay gente para todo. Como en todas partes, se puede encontrar la mejor y la peor comida del mundo. Pero también es verdad que me cuesta mucho menos encontrar mala comida basura en París que en Londres. Londres tiene algunos de los mejores restaurantes del mundo, reconocidos hasta por los franceses que por algo han elegido a Londres como su destino favorito para buscar trabajo. Y por lo general, las franquicias más populares ofrecen platos muy variados, de buena calidad, y para el gusto de cualquier paladar. No queda duda de que para un vegetariano, un judío, un musulmán, o cualquier otra persona de cualquier nacionalidad del arcoiris que pobla la ciudad británica, la comida inglesa no tiene nada que envidiar a los restaurantes madrileños, con su oferta a veces excelente, otras veces respetable, pero por lo general bastante homogénea.

Sospecho, aunque todavía albergo mis dudas, que el principal motivo de la disparidad entre la percepción y la realidad de la vida culinaria inglesa se debe precisamente a la variedad. La comida inglesa, por lo menos en Londres, es de la más heterogénea que se puede imaginar. Por mucho que se repita el tópico de que no existe una comida inglesa como tal, la verdad es que sí existe. Se llama comida india, china, libanesa, griega, francesa, italiana, tailandesa, mexicana, argentina, hasta etiopí, pero siempre adaptada al gusto de los británicos, y de los inmigrantes de primera, segunda o tercera generación que también con el tiempo adaptan sus gustos en función del entorno en el que se encuentren. ¿Cómo puede un restaurante hacer platos al gusto de una clientela tan diversa? Pues, sólo con gran esfuerzo y profesionalidad.

En España la calidad gastronómica es muchas veces insuperable. San Sebastián es la ciudad europea con más restaurantes de 3 estrellas michelín. Y por lo general, la gran mayoría de los restaurantes ofrecen una comida como poco pasable y a menudo sobresaliente. No se puede esperar menos. En los mejores restaurantes se sigue una tradición culinaria milenaria y se tiene un altísimo conocimiento de los gustos de los clientes. Y si en la mayoría de los bares de 'tapas', el menú es básicamente el mismo: huevos rotos, tortilla, jamón serrano, chopitos, gulas, morcilla..., pocas veces decepciona. El secreto está precisamente en la homogeneidad. Materias primas, que tienen siglos de experiencia en preparar y con las que es difícil equivocarse. A cualquier persona habituada a ese menú, le tiene que costar asumir la variedad que se ofrece en un país como el Reino Unido, en el que tan importante como la capacidad de crear platos excelentes, hay que saber adaptar cada plato al gusto de cada cliente, y que nunca va a ser el mismo que el anterior. En ese contexto, siempre va a haber restaurantes que lo hacen mejor y peor, pero por lo menos está claro que con tanta variedad, no se puede aburrir.

No es por nada que hace poco un estudio reveló que hoy en día los ingleses son de entre todas las nacionalidades, los más dispuestos a probar sabores nuevos cuando van al extranjero. El secreto, como siempre, está en la diversidad.

domingo, abril 13, 2008

La Virtud de la Imbecilidad

Los italianos han ido a votar. Seguirán mañana pero parece, salvando sorpresas de última hora, que el ganador será Silvio Berlusconi, un político con estrechas relaciones con la mafia, un imperio mediático que controla casi todas las televisiones del país- todas, si gana, porque tendrá también la pública RAI-, y una relación privilegiada con la jerarquía del Vaticano. Si gana, lo hará en un momento en el que la economía italiana está al borde del abismo, incapaz de adaptarse a los tiempos, y después de una fuerte campaña dirigida a sembrar pesimismo y desconfianza hacia los políticos de todos los colores.

A mis amigos italianos la situación les preocupa. A mí me preocupa, aunque sólo sea porque es un país que quiero, con el que tengo vínculos familiares no tan lejanos, y uno de los países que más se han contribuido a la construcción europea.

La revista británica, The Economist, apoya sin reservas al candidato del Partido Democrático, Walter Veltroni, afirmando que Berlusconi no tiene lo que se requiere para gobernar una democracia moderna y que su único objetivo es blindarse a él mismo y a sus amigos ante la justicia.

De todas formas, otro diario británico, The Independent, sugiere que todo es un gran chiste, y que Berlusconi hará más divertidos los consejos europeos con su bufonería, sus comentarios fuera de lugar, y su cómica malicia. Es sólo el último ejemplo de una triste tradición británica según la cual el resto de Europa ya no cuenta, salvo para criar líderes excéntricos. El anterior ejemplo de esa tendencia fue la visita oficial del Presidente francés, que obtuvo gran atención mediática sólo gracias a las piernas de su mujer.

Según dicha teoría, líderes como Zapatero o Prodi son demasiado aburridos, “no tienen el perfil mediático que se requiere de un Presidente de Gobierno”, y en el escenario de las relaciones internacionales, se reducen a meras anécdotas. Mejor un Aznar que flirtea con Bush, juega el papel de caniche de Estados Unidos, se saca fotos en las Azores, y finge chapurrar el inglés y el italiano.

Desde mi punto de vista, la imagen de Zapatero pidiendo con su habitual talante, que el Presidente de Venezuela, Hugo Chávez, respetara el turno de su interlocutor, fue la mejor imagen de un líder serio, con credibilidad, y preocupado más por gobernar que por hacer el tonto. Pero incluso en esa ocasión, el que llevó el mayor protagonismo fue el Rey, que mandó callar a Chávez de manera rotunda y sin la educación que se requiere en un contexto diplomático. Tristemente, son los medios de comunicación los primeros culpables de que personajes como Berlusconi lleguen tan lejos en la política.

La Crónica de unos Pulmones en Decadencia

Acabo de lanzar un nuevo blog en el que relataré las experiencias de un ciudadano de Madrid en su esfuerzo de quitarse el hábito de fumador pasivo. Espero que sirva para explicar la lucha de un colectivo por proteger su salud y que ayude a romper el mito de que de alguna forma los fumadores pasivos estamos en una guerra contra los fumadores. Compartimos un hábito. Algunos somos activos y otros pasivos, pero incidimos en la lucha por nuestras vidas.

Me permitirá también centrar mis comentarios sobre este tema que me moviliza en un espacio dedicado, y así escribir en 'Una Cabina en el Tiempo' acerca de otros asuntos de interés más general. Os invito a seguir leyendo.

domingo, abril 06, 2008

David Cameron y la Derecha Verde

Al margen de la imagen rancia que transmitieron los líderes e instituciones británicos en la reciente visita al Reino Unido de Carla Bruni y su marido el Presidente de Francia, la sociedad británica se ha modernizado en los últimos años y el debate político se encuentra a años luz del español en casi todos los aspectos.


El Partido Conservador, antaño percibido como un partido de viejos, regresivo, retro, en contra de los derechos de las minorías, a favor de las industrias más contaminantes y de la privatización de los servicios públicos, finalmente se ha dado un giro de 180 grados, y su joven líder, el increíblemente pijo David Cameron, se proyecta en su propaganda electoral como algo parecido a Barak Obama.

Si el primo británico de Barak parece que es conservador, el primo o la niña de Rajoy no hacen acto de presencia en la política de Westminster. El logotipo de los Conservadores ya no es una antorcha, sino un árbol verde y muy ecológico, Cameron hace campaña en Facebook, y los argumentos de sus simpatizantes no tienen nada que ver con los que se escuchan/ leen del lado del Partido Popular español. Un usuario de Facebook escribe en la página conservadora, que no está convencido de la necesidad de aumentar el gasto en defensa, otro pide que se impulse el concepto de pueblos ecológicos, y otro reclama más poder para los empleados de la sanidad pública.

La estrategia les está dando resultados. Según las últimas encuestas, el Partido Conservador supera en votos a los laboristas en más de 13 puntos.

Y es que el Reino Unido parece ya haber superado el debate entre derecha y izquierda y los temas que siguen levantando recelos entre los principales partidos españoles, no entran en el debate. Para dar sólo un ejemplo, según una reciente encuesta de The Economist, el Reino Unido ya es para el laicismo lo que Estados Unidos es para la religión. Según esta encuesta casi todos los votantes, sean de izquierdas o de derechas, tienen una opinión sobre la religión que en términos globales sería interpretada como de izquierdas. En EE.UU. sobre la misma cuestión hay una enorme brecha entre las opiniones de los Demócratas y los Republicanos, de todas formas la brecha entre el ‘derechista’ partido Demócrata, y el ‘rojo’ Partido Conservador británico es abismal. Por lo general, existe un consenso a este lado del charco de que la religión no debe entrar en la política. Hace unos años cuando el muy cristiano Tony Blair fue preguntado sobre sus creencias, su jefe de comunicación Alistair Campbell interrumpió la conversación, se dirigió al periodista y afirmó, "We don't do God" (Nosotros no hablamos de Dios).

Visto desde España en 2008, y en comparación con la derecha de este país, el partido de Cameron parece tremendamente pragmático.