lunes, enero 07, 2008

Pobre Air France


Ya os hablaré de Air France y de como son capaces de vender billetes para vuelos 3 días antes de suprimir una ruta, y sin avisar posteriormente a sus clientes, de manera que éstos se enteren sólo cuando ya han llegado al aeropuerto aunque el billete se haya reservado con más de dos meses de antelación; de organizar conexiones que apenas son realizables con el corto tiempo entre la llegada y la salida de los vuelos; de decir al cliente que no va a alcanzar la conexión cuando sí hay tiempo, pero en cambio enviar la maleta en el vuelo originalmente reservado; de perder las maletas y entregarlas con todos los contenidos empapados - hasta los regalos de Reyes -, y 25 horas después de la llegada del vuelo; de decir al cliente que los incidentes son culpa suya por haber iniciado el viaje y que lo correcto hubiera sido pedir el reembolso y pasar Reyes en Madrid en vez de con la familia; de retrasar un vuelo porque al llegar a Madrid el avión procedente de París, el comandante se ha dado cuenta de que no lleva botellas de oxígen a bordo; de defenderse diciendo que no es culpa suya sino de la de ¡Air France! (es decir, si estás en Londres, de Air France Madrid, si estás en Madrid, de Air France París y si estás en París, de Air France Londres, y que eres tú el que tiene que reclamar a la otra oficina; de poner pegas cuando pides que te entreguen el documento con tus derechos que por las regulaciones aeronáuticas te tienen que dar; de excusarse de una decisión comercial de suprimir una ruta una vez que están vendidos los billetes con el argumento de que, 'seguramente costaba a las pequeñas avionetas llegar a Londres por el viento' cuando su competencia British Airways felizmente opera vuelos por la misma ruta, y sin problemas, y numerosos vuelos se operan al aeropuerto de London City desde Francia, Alemania, Escandinavia, Países Bajos; de retrasarte con papeleos al hacer el 'check in' hasta que casi pierdes el vuelo, y luego mirarte la cara y decir, '¡Qué buen timing! Está usted justo a tiempo para facturar'; de mostrarse indignados una vez que ya estás hasta el moño de la compañía, y de decir a sus compañeros '¡Mira como Air France ha tratado mal a este pobre pasajero! ¡Qué mala experiencia ha tenido! ¡En mi vida he visto algo parecido'! Pero a la vez exigir que para hacer una reclamación o pedir compensación, que escriba una carta a la oficina de Air France en Francia, y decirte que seguramente te la negarán porque dirán que ya te habían avisado del cambio, aunque sea mentira.

Ya os hablaré de Air France. Pero seguramente me liaré, y francamente, ahora no tengo tiempo.