Ir al contenido principal

Madrid es más que un alcalde de derechas

El túnel de la M30, el proyecto Madrid Río, la reforma de la Plaza de Santo Domingo, la nueva plaza de la Cebada... Alberto Ruiz Gallardón se ha ganado la fama de ser el alcalde de Madrid que más obras ha hecho en la historia de la democracia. Y por eso se coloca una medalla. No por la calidad de las obras en sí, sino porque un público pasivo y complaciente ve con buenos ojos que un alcalde 'haga cosas', y aún más que haga cosas que salgan en los periódicos. Menos importante para él es que los ciudadanos de la ciudad participen en ese proceso. ¡Para eso no tienen tiempo!

Madrid para mí es y siempre ha sido una gran ciudad, y no es por nada que la he elegido como lugar para vivir. Me encantan sus gentes, sus calles, su historia, su creciente imagen cosmopolita. Estos siete años se ha convertido en mi hogar. Me inspiraba la Movida, sólo al enterarme de ella a través del cine de Pedro Almodóvar. Me inspiraba sólo pensar en la energía que se debía sentir en estas calles en los años posteriores al franquismo. La Movida era mítica, como los años 60 en Gran Bretaña, pero todavía no entendía hasta qué punto había representado un movimiento a través del cual tantos ciudadanos contribuyeron a construir la ciudad en la que ellos querían vivir. Abrieron centros culturales, auditorios, todo tipo de instalaciones en las que pudieron expresar su libertad a través de la creación artística. Todo se hizo por amor al arte, de forma voluntaria y sin ánimo de lucro.

He hablado con gente que participó en todo ese proceso, que con su esfuerzo, y con su sudor permitieron que la ciudad volviera a cobrar vida. Después continuaron el esfuerzo a través de la función pública, orgullosos de todo lo que habían construido.

Todo esto ahora es pasado. Los centros culturales ahora se están traspasando a manos privadas para que los amigos del alcalde se lucren del trabajo que han hecho los demás. Mientras tanto, cada 4 años el ayuntamiento inaugura sus nuevos túneles, sus nuevos parques, sus nuevas plazas. Pero esta vez sin la participación ciudadana. El futuro eje del Paseo del Prado se decide por consenso entre un alcalde de derechas y una baronesa de no sé qué color. Y encima los ciudadanos le votan. ¿No valdría más pensar un poco, tener ese deseo de participar, de contribuir al futuro de nuestra sociedad? ¿Es realmente tan fácil olvidar de la historia del siglo XX en la que se suprimían todos los derechos? Ahora que se goza de democracia, ¿no debemos pensar dos veces antes de ceder toda esa voluntad de crear una ciudad cívica, y una abierta, al capricho de una persona, por muy pariente del músico Albéniz y de Cecilia Sarkozy que sea? ¿Estamos tan ocupados con nuestros trabajos que estamos dispuestos a que Alberto Ruiz Gallardón gestione la ciudad de Madrid con una actitud tan conservadora y empresarial como si de un parque de ocio se tratase?

No digo que ninguna de las obras de Gallardón haya valido la pena. Hasta los dictadores aciertan en algunas cosas. Pero en la democracia, no se puede permitir que una alcalde paternalista dicte el futuro de sus ciudadanos. Madrid se construyó con la fuerza de los madrileños. Ahora toca más que nada recuperar ese espíritu de la Movida, y reivindicar el papel de la ciudadanía. De verdad, esta ciudad es demasiado importante, significa demasiado para demasiadas personas como para que un alcalde logre con los votos de los propios ciudadanos derechizar todo, privatizar todo, y destruir el alma de la ciudad. Pero no debemos sólo criticar. Debemos actuar, asociarnos a organizaciones ciudadanas, grupos de presión, revitalizar el poder cívico y volver a ganar nuestro espacio en esta, ahora nuestra, ciudad.

Entradas populares de este blog

PR in times of cholera

How do PR professionals, companies, organisations or plain individuals cut through the noise in the era of social media? This will be one of the key questions in 2018, and even more so at a time when ideas and opinions are so easily misconstrued and a simple misthought phrase can lead to Trumpian noise and fury on Twitter or, indeed, elsewhere.

It would seem that this is not a time for pushing boundaries. A simple mis-step and you have a full blown global brand identity crisis. Yet somehow brands need to differentiate themselves and make themselves stand up above mediocrity and reflect something their audiences want to hear.

Step into the fray Virgin Trains, which this week performed some marvellous 'virtue signalling' by banning free copies of the Daily Mail for its First Class Passengers. This led to some to notice the irony of this occuring just at a time when this publication had been criticising the poor service quality of the British privatised rail service. In any event…

El fallo del juez de Schleswig-Holstein denota el fracaso de Rajoy, no el de la Unión Europea

Hoy desayuno con los editoriales de los principales medios españoles, y casi me atraganto al observar que tras el fallo de ayer de un tribunal alemán sobre la extradición de Puigdemont, el país se ha vuelto euroescéptico de la noche a la mañana.

Desde luego, la decisión del juez no es agradable para los que defendemos el mantenimiento del orden constitucional en España, sin embargo, no hay que otorgar al fallo un significado que no tiene. Y más aún si se tiene en cuenta la sensibilidad de estos temas para una opinión pública, que leyendo  la prensa nacional fácilmente podría llegar a la conclusión de que lo que ha pasado ayer es culpa de las instituciones comunitarias.

Nada más lejos de la realidad. El tema de si o no hubo violencia en el Procés es cuestionable y cuestionado . Y más discutible aún el de si se puede culpar al ex presidente de la Generalitat por dicha violencia. Parece que el tribunal regional alemán competente en este caso ha llegado a la conclusión de que no. Y es pe…

A saber

Existe una izquierda que se opone a los fallos judiciales en su país cuando no coinciden con su ideología, y al mismo tiempo se enfada cuando Israel gana Eurovisión con una canción que refleja sus postulados.La misma izquierda detesta el único estado democrático de Oriente Medio por los excesos militares de sus líderes, pero se calla cuando su propio gobierno vende armas a Arabia Saudí o avala bombardeos en Siria.Se trata de una izquierda compuesta por personas que no saben reflexionar o analizar la realidad de una manera objetiva, sino que se pliega ante la dictadura de la 'opinión pública' y lo políticamente correcto.Una izquierda que prefiere opinar antes de aprender, porque este requiere esfuerzo y es mucho más fácil sumarse a la lógica de las masas.También existe una derecha que cree saber la verdad, que cuando gobierna impone su punto de vista en la sociedad e intenta eliminar cualquier atisbo de discrepancia en pro del pensamiento único, en línea con su dogma universal,…