domingo, septiembre 10, 2006

Hasta el moño del lenguaje SMS

Sí, efectivamente, hoy me ha entrado un cabreo de tal calibre por tener que leer tantos mensajes SMS y de mensajería instantánea con feas derivaciones de palabras en castellano, que no me ha quedado otro que airear mi hartazgo en mi 'blog'. Con tanto 'wenas', 'ke hases, kari?, 'kwando podemos kedar?'...., empiezo a preguntarme si la gente realmente se ha olvidado del idioma o si a lo mejor sólo se trate de un mal chiste. Más preocupante aún son las faltas de ortografía imperdonables como por ejemplo el hábito tan lamentable de numerosas personas supuestamente educadas de escribir 'haber', en vez de 'a ver', de confundir la palabra 'bello' con 'vello', o de cometer otras tantas faltas que me dan tanta repeluz que hoy me he sentido a punto de 'ir bolando' a otros pagos para escapar tanto insulto a 'nwestro' tan 'ermoso lengwage'.

Últimamente esta inexplicable costumbre se ha contagiado el ciberespacio de tal manera que hasta los foros de debate de algunos de los periódicos más prestigiosos del país se han llenado de opiniones escritas por unos sujetos tan poco educados en las normas de la gramática y la puntuación, que lo primero que me pregunto es si sus comentarios realmente deben ser tomados en serio.

Por mi parte, a partir de ahora no haré caso a la gente que se atreva a escribirme en el lenguaje SMS. El castellano es demasiado bonito como para estropearlo a golpe de teclado, como si las letras fueran un preciado bien de consumo que hubiera que ahorrar con el mismo cuidado que hoy en día tenemos que aplicar a los recursos hidráulicos del Levante. Al fin y al cabo, entre 'buenas' y 'wenas' hay una diferencia de una letra. ¿Se puede ser tan tacaño linguísticamente hablando?